Hace unos años les hablé de la oportunidad que me dio el Motocross de conocer y generar un diálogo con una hermosa mujer llena de vitalidad, en ese momento recuerdo que les dije, es alguien que ha corrido el triple de carreras que la mayoría de todos nosotros, también es una de las personas más educadas que he tenido la suerte de conocer

McGee nació en Juneau, Alaska, el 12 de diciembre de 1936. Luego se mudó a Iowa para vivir con sus abuelos durante la Segunda Guerra Mundial, ya que se consideraba que Alaska estaba en riesgo de una invasión japonesa. En 1944 la familia se estableció en Phoenix, Arizona. Eventualmente conoció a su esposo, Don McGee, quien era un mecánico que había trabajado en la costa este. Poco después de su boda en 1956, Don la introdujo en los autos de carreras, lo que eventualmente la llevó a las carreras de motos. Con una altura de 1,81 metros, Mary siempre se describió a sí misma como «rápida con mis pies, rápida con mi cerebro, tímida y sin confianza», sin embargo, no tuvo problemas con la confianza en la pista de carreras.

McGee empezó corriendo autos deportivos, en Car Club of America en diciembre de 1957, conducía un Mercedes 300SL propiedad de George Rice de Phoenix, Arizona. Ganó constantemente sus carreras, lo que le valió la atención de los medios. Un artículo de enero de 1962 en Motor Trend comenzó con «¡Rebelión de las amas de casa!» y terminó con «así que, señoras, si están aburridas del tráfico de la autopista, no se rindan. Compren una moto y únanse a Mary McGee». Continuó compitiendo con autos deportivos hasta el verano de 1964. McGee corrió una variedad de autos, incluidos: AC Bristol, Ferrari Berlinetta, Elva Mark IV, Corvette, Jaguar, Lotus 18, Porsche Spyder y Ferrari Testarossa, entre otros.

Ganó muchas de sus carreras, lo que le valió la atención de los medios. Un artículo de enero de 1962 en Motor Trend comenzó con «¡Revuelta de las amas de casa!» y terminó con «así que, señoras, si están aburridas del tráfico de la autopista, no se rindan. Compren una motocicleta y únanse a Mary McGee». Continuó compitiendo con autos deportivos hasta el verano de 1964. McGee corrió una variedad de autos, incluidos: AC Bristol, Ferrari Berlinetta, Elva Mark IV, Corvette, Jaguar, Lotus 18, Porsche Spyder y Ferrari Testarossa, entre otros.

No estaba dedicada a las motos en ese momento pero estaba dispuesta a aprender y terminó enamorándose del deporte. La primer moto, Tiger Cub no siempre arrancaba, así que la cambió por un Honda C110 que usaba para ir a su trabajo como gerente de repuestos en Flint British Motors. En 1960, mientras competía con un Porsche Spyder en Santa Bárbara, California, el propietario del automóvil, el icono checo de autos de carreras Vasek Polak, le sugirió al esposo de McGee que debería conducir una motocicleta para mejorar sus habilidades en las carreras de autos. Cuando se lo dijo, McGee respondió: «Está bien. ¿Por qué no?»

Una mujer corredora de ruta en los Estados Unidos era un fenómeno nuevo. McGee ya era conocida por ser una corredora experta en autos, pero la Federación Estadounidense de Motociclistas (AFM, por sus siglas en inglés) quería asegurarse de que también pudiera desempeñarse sobre dos ruedas, por lo que le dijeron que primero tendría que asistir a una prueba. Pasó la audición y se convirtió en la primera mujer en correr en ruta y tener una licencia FIM en los Estados Unidos, en un 125 Honda CB92 con su casco rosa de lunares. Corrió motocicletas de 1960 a 1963. Wes Cooley Sr. fue presidente de AFM durante este tiempo. En 1962, Mary había obtenido suficientes puntos en todas las clases para llevar la matrícula AFM n.° 20 en su bicicleta en 1963. Mary dejó de correr motocicletas en el otoño de 1963 cuando se avecinaban cambios en las reglas para las mujeres, aunque en ese momento ella era la única mujer corriendo; sin embargo, estas reglas no llegaron a entrar en vigor.

Su rito de iniciación llegó varios meses después, en 1963, cuando Harris y otros corredores famosos la convencieron de participar en una carrera en el desierto, una AMA District 37 Enduro en Jawbone Canyon, California. McGee montó con Bob Drake, Bobby Harris y Al Tinker. Todos los hombres conducían Triumph de 650 cc, mientras que Mary conducía una Honda Scrambler CL72 de 250 cc de 1962. Los hombres le prometieron a McGee que el evento sería fácil, pero ella recuerda que no fue nada porque estaba exhausta y tenía frío en la nieve que caía. El amigo actor Steve McQueen le dijo: «McGee, tienes que bajarte de esa bicicleta de carreras y salir al desierto». [5] El corredor de autos y doble de acción Bobby Harris fue el mentor de McGee. Su rito de iniciación llegó varios meses después, en 1963, cuando Harris y otros corredores famosos la convencieron de participar en una carrera en el desierto, una AMA District 37 Enduro en Jawbone Canyon, California. McGee montó con Bob Drake, Bobby Harris y Al Tinker. Todos los hombres conducían Triumph de 650 cc, mientras que Mary conducía una Honda Scrambler CL72 de 250 cc de 1962. Los hombres le prometieron a McGee que el evento sería fácil, pero ella recuerda que fue cualquier cosa menos que estaba exhausta y con frío en la nieve que caía.

66 McGee compró una CZ de 250 cc y la compitió hasta 1967, cuando comenzó a competir con motocicletas Husqvarna. En 1967 Mary comenzó carreras en el desierto en eventos de Baja California. El punto culminante de la carrera de McGee en carreras de bicicletas en Baja fue en 1975, cuando montó una Husqvarna 250 sola en la Baja 500, pasando a 17 equipos de dos hombres. McGee dice que lo más difícil que hizo fue Baja. “Era muy árido, sin electricidad, sin médicos, sin teléfono. Llevaba Percodan en caso de lesionarse porque tenías que viajar lesionado para llegar a algún lugar donde alguien tiene un auto para llegar a Ensenada o La Paz a una clínica o de regreso a los Estados Unidos. Afortunadamente, nunca tuve que usar el Percodan, pero me salí de la bicicleta varias veces».[6] McGee terminó su motocross y las carreras de tierra de larga distancia alrededor de 1976 durante varios años. En 2000, después de mudarse al norte de Nevada y conocer a viejos amigos motociclistas, compró una Husqvarna de 250 cc de 1974 y comenzó a ingresar a la clase femenina en eventos de motocross antiguos. McGee comenzó en la clase de mayores de 60 años y luego pasó a la clase de mayores de 70 años más tarde.

En agosto de 2012, la Conferencia Internacional de Mujeres y Motociclismo de la AMA le pidió a McGee que fuera la oradora invitada.[7] El 2 de diciembre de 2012, McGee recibió el distinguido honor de ser la Mujer Leyenda de la FIM de 2012 en la Gala de la FIM en Montecarlo, Mónaco.[4] Este fue el primer viaje de McGee a Europa.

El 5 de abril de 2014, McGee fue incluido en el Salón de la Fama de los Trailblazers. Trailblazers fue fundada en 1936 por entusiastas de las motocicletas en California y organiza banquetes todos los años desde 1940.[8] En 2015, McGee recibió el premio Extreme Sports Award 2015. [cita requerida] En las «FINALS IN THE DESERT» organizadas por la American Vintage Dirt Racers Association (AVDRA) en el MC Motorsports Park en Tucson, AZ el 13 de noviembre, En 2016, en honor a McGee, AVDRA otorgará al piloto con el punto más alto de cualquier clase la «Copa McGee», que reconoce los numerosos logros de Mary a lo largo de los años.[9]

Artículo anteriorAntes de San Diego, un repaso de Oakland
Artículo siguienteRound 3 del Supercross, las cosas se empiezan a acomodar o no?